Facebook ha anunciado una serie de modificaciones en la gestión de la privacidad que mejoran el control de todo lo que publicamos en la red social y de aquellos contenidos que otros usuarios comparten con nosotros. Gracias a estas actualizaciones, podremos compartir de una manera más sencilla y controlada las fotos, comentarios en nuestro muro y publicaciones. Se trata de una mejora de la usabilidad de la privacidad: facilitar la gestión de quién puede ver cada contenido y ofrecer un sistema para filtrar aquellas publicaciones en las que nos han etiquetado nuestros amigos. Se mantienen las Listas (no, no hay círculos, como podríamos esperar) pero a partir de ahora será más fácil acceder a la configuración para cada contenido de nuestro perfil, suprimiendo muchos clics en el proceso. Véamoslo, con el ‘antes’ y el ‘ahora’. Son cinco cambios que se irán introduciendo poco a poco.

1. ¿Quién eres?
Cuando rellenamos la información de perfil (ciudad natal y actual, idiomas, familia, relaciones…), podemos elegir con quién compartir estos datos. Pero lo tenemos que hacer en dos fases: primero rellenamos la información, y luego accedemos a la “Configuración de la privacidad” para seleccionar con quién compartimos estos datos.
Ahora, según vayamos cumplimentando el formulario, podremos ir seleccionando quién puede ver esa información.

2. ¿Soy yo el de la foto?
Que levante la mano el que no haya sido etiquetado en una foto en la que sale horrible pero el amigo que ha subido la foto sale estupendo, y ha decidido eliminar la etiqueta. Pues quienes sufran con más frecuencia de estas situaciones, sacarán mucho partido de las dos nuevas opciones que ha introducido Facebook.
En primer lugar, Facebook nos va a pedir la aprobación de las imágenes en las que nos han etiquetado. Cuando nos etiqueten en una foto, nos llegará una notificación, y seremos nosotros quienes decidamos publicar o no esas imágenes en nuestro muro e incorporarla a nuestros álbumes de fotos.
Esta opción afecta también a los amigos que etiquetan a otros amigos en nuestras imágenes. Si publicamos una fotografía y etiquetamos a un amigo, éste podrá, a su vez, etiquetar a más gente. Pero desde ahora, seremos nosotros (los autores de la foto) quienes decidamos si se aprueba o rechaza cada una de las etiquetas que se vayan añadiendo. Así mantendremos en todo momento el control sobre nuestras imágenes, evitando que cada vez haya más desconocidos etiquetados en las mismas.
En segundo lugar, se modifican las opciones para eliminar etiquetas. Más allá de quitarla y hacer desaparecer la imagen de tu álbum y muro, ahora podremos: eliminar la etiqueta, pedir que se elimine la foto (no sólo la etiqueta) o bloquear a ese usuario.
En cuanto a las etiquetas de los contenidos, hasta ahora podíamos taggear a nuestros amigos o a las páginas que nos gustan. A partir de ahora, podremos etiquetar a cualquier usuario (sea o no amigo nuestro o de nuestros amigos) y a cualquier página. Y viceversa. Eso sí: cuando recibamos una notificación de una etiqueta nueva, decidiremos nosotros si la aprobamos o no.

3. Tu perfil, tu espejo: ¿cómo te ven los demás?
Desde la configuración de privacidad, podemos acceder a nuestro propio perfil para verlo tal y como lo compartimos con otros usuarios (sean o no amigos nuestros, en función de las Listas en las que les hemos incluído), introduciendo su nombre. Es la opción “Vista previa de mi perfil”, que ahora se ha mejorado y simplificado.
A partir de ahora, accederemos a este espejo desde el perfil mismo (sin necesidad de acceder a la configuración de la privacidad): podremos acceder a “Ver perfil como…“, y realizar el mismo control de los contenidos que hacíamos hasta ahora.

4. Geolocalización para todos
Hasta ahora, la geolocalización estaba limitada a los usuarios que posean un smartphone con conexión a Internet. Si ayer leíamos que Facebook integrará otras plataformas de geolocalización dentro de su red social (¿muestra, tal vez, del debilitamiento de Facebook Places frente a plataformas como Foursquare?), ahora han anunciado que en cualquier publicación podrá añadirse una ubicación. Por ejemplo, si quieres publicar en Facebook que vas a ir a cenar con unos amigos, podrás añadir a tu publicación la localización del restaurante, añadiendo además con quién vas a acudir. Por lo tanto, la geolocalización deja de ser “presente” (estoy aquí ahora), pudiendo pasar a futurible (estaré en…), pasada (anoche estuve en…) o incluso imaginaria/aspiracional (ojalá estuviera en…)

5. Deshojando la margarita de la privacidad: tú sí, tú no, tú sí, tú no…
Las modificaciones también afectan a quién puede ver nuestros contenidos. Cambian los nombres: antes compartíamos contenidos con Todos (cualquier internauta), Amigos de amigos, Amigos o de forma Personalizada. Ahora, las opciones se reducen a tres: Público, Amigos y Personalizada.
Y como rectificar es de sabios, y puede ocurrir que tras publicar un contenido (estado, enlace, foto en el muro…) queramos modificar la privacidad, ahora Facebook nos permitirá hacerlo.

Fuente http://www.territoriocreativo.es/etc/2011/08/el-antes-y-el-despues-de-la-privacidad-en-facebook.html Vía Facebook Blog