Muchos de nuestros potenciales clientes vienen buscando asesoramiento para conseguir que su actividad en redes sociales sea efectiva y de frutos. La tónica general suele rodearse de preguntas como:

  • ¿No hago más que tuitear y no consigo seguidores?
  • ¿Por qué comparto cosas sin parar en Facebook y sólo me siguen cuatro amigos?
  • ¿Es posible que mi cuenta de Pinterest no la siga nadie?
  • Tras mucho tiempo invertido en las redes sociales no obtengo resultados satisfactorios…
  • ¿Por qué es tan complicado tener visibilidad en el mundo online?

La pregunta la podemos trasladar al mundo offline, porque parte de la respuesta se puede obtener buscando en las mismas soluciones. Muchas veces nos olvidamos que el entorno online es un canal de comunicación que ha surgido en los últimos años y obedece a pautas muy similares (no todas, como explicamos a continuación) aplicadas desde siempre en las agencias de publicidad.

Es importante subrayar que difiere en otros comportamientos que han cambiado la manera de llegar al público:

Tradicionalmente la publicidad era imperativa y se presentaba como una interrupción. Un intermedio de la “peli chula” que estamos viendo, una cuña en medio de la tertulia de radio, una página de la revista… Esto ha evolucionado vertiginosamente y la audiencia recibe una mala imagen de nuestra marca ante cualquier interrupción. Este hecho nos lleva a reinventar el camino para transmitir nuestro mensaje a nuestros clientes y nos obliga a darle la vuelta a la tortilla. En el entorno online ya no podemos lanzar mensajes unidireccionales y pensar que llegarán de forma efectiva a nuestro público, debemos despertar interés y conseguir que sea el público el que nos encuentre porque busca contenidos interesantes (que son los que debemos crear) donde envolveremos nuestra marca. Si construimos contenidos lograremos construir audiencia.

Sin profundizar mucho, siguiendo unos criterios fundamentales se pueden alcanzar resultados más que razonables:

Debe definirse una estrategia y establecer un plan para llevarla a cabo.

Parece obvio, pero nos podemos ahorrar más de un tropezón si analizamos cosas tan elementales como:

¿A qué publico me dirijo?

¿Dónde está interactuando/escuchando mi público?

¿Qué tono de comunicación quiero para mi marca?

¿Qué quiero contar a mi público?

¿Cómo despierto el interés para obtener audiencia?

¿Cómo construyo mis contenidos para lograr construir mi audiencia?

Las cosas son como son.

Hay que entender que el mundo online es un inmenso océano abarrotado de peces de todos los colores, tamaños y formas. Pretender sobresalir sin esfuerzo ni inversión ni estrategia es darle la espalda a la realidad. Ningún éxito es gratis.

¿Imagina usted conseguir presencia en Madrid publicando una valla exterior en Valencia?

Nada es de hoy para mañana.

Posicionar su marca, producto, reputación o lo que sea, cuesta tiempo y dinero y se logra a medio-largo plazo. Esto es así, antes, ahora, aquí y en todas partes. Sea online o sea ofline.

Si quiere dar sus primeros pasos puede comenzar por:

1. Empiece por una red social en la que sepa con certeza que puede encontrar su público. Si abre perfiles en Facebook, Twitter, Instagram, Google+, Pinteres, Linkedin, Youtube, o es Superman o morirá en el intento. Además la mayoría de las empresas no son susceptibles de tener presencia en todas las redes sociales, porque su público puede que ni siquiera esté en muchas de ellas.

2. Construya contenido. Una vez tenga claro dónde debe tener un perfil social para comunicar, debe empezar a trabajar en la calidad de sus contenidos.

3. Tenga constancia. Le podemos asegurar que una de las más importantes inversiones de la comunicación online es el tiempo.

4. Empiece a medir. Defina una métrica y trabaje en ella. Marque un objetivo sobre su métrica, número de visitas, lugar desde dónde visitan, número de seguidores, de comentarios… Elija en principio sólo una. Mida una y otra vez y modifique. Es el mejor camino para mejorar.

5. Vuelva a medir.

Si usted ha iniciado el camino en las redes sociales y le surgen interrogantes, cuéntenos su caso y le podremos dar algunas respuestas.